Tag-Archivo para » que provoca un aborto «

Causas que pueden provocar un aborto

FALSAS CREENCIAS
Los especialistas están de acuerdo en que existen muchos falsos mitos sobre las causas que pueden provocar un aborto. Hoy sabemos que no se deben a determinados problemas o actividades que se suelen señalar como responsables:
■ Haber padecido una infección a causa del DIU. Esto provoca cicatrices en el endometrio (la mucosa que rodea el útero) que podrían impedir que el huevo fecundado se implantará en el útero, pero una vez “afincado” en su lugar, no tiene por qué ser causa de un aborto espontáneo.
■ Un trastorno emocional, un disgusto o una fuerte discusión. A pesar de que esta creencia está muy arraigada, no está comprobado que sea un motivo de interrupción del embarazo.
■ Realizar actividades físicas habituales como limpiar la casa, coger en brazos a los niños, cargar con pesos moderados…
■ Mantener relaciones sexuales, a menos que el ginecólogo recomiende lo contrario por otros posibles riesgos.

DOLORES Y HEMORRAGIAS.
No todos los dolores abdominales o pequeñas pérdidas sanguinolentas son síntomas de un inminente aborto. Aunque, desde luego, es recomendable informar al médico, es habitual que durante el primer trimestre se produzcan determinados síntomas que no deben alarmarte. Por ejemplo, los dolores a uno o ambos lados del abdomen se deben, en la mayoría de los casos, al estiramiento de los músculos y ligamentos que soportan el útero que, obviamente, está cambiando de tamaño. Digamos que es un problema de tensión, por lo que no debes preocuparte a no ser que sean muy intensos y vayan acompañados de hemorragia.
Manchar a los 7 o 10 días de haberse producido la concepción o en las fechas en las que hubiera venido la regla es también muy frecuente y, en casi todos los casos, no se trata de un aborto. En el primer caso la causa es la implantación del huevo fecundado en el útero y, en el segundo, se trata de ligeras alteraciones hormonales. No obstante debes consultar a tu médico, que posiblemente te preguntará sobre las características de la hemorragia: si es intermitente o continua, si el color de la sangre es pardusco o rojo, si aparecen restos sólidos… y también deberás informarle sobre si tienes náuseas, vómitos o cualquier otro tipo de síntomas. ¿Cuáles son, entonces, las señales de alarma? Si la hemorragia va acompañada de un fuerte dolor en la parte central del vientre; si es muy intensa y no desaparece en un día o, incluso, si el dolor es muy intenso aunque no manches. Estos signos hacen necesario que acudas a urgencias de inmediato.