Tag-Archivo para » Fertilizacion asistida «

FERTILIDAD ASISTIDA

FERTILIDAD ASISTIDA
Lo caro no siempre es efectivo

La combinación de dos técnicas sencillas y baratas de fertilidad asistida es mucho más eficiente a la hora de lograr embarazos que el uso de una sola, complicada y cara, revelaron expertos de la Universidad de Alabama, Estados Unidos. “Proponemos que se use la estimulación oválica y la inseminación artificial, técnicas que suman unos 400 dólares- en lugar de la fertilización in vitro, que cuesta hasta 10 mil”, dijo el Dr. Michael Steinkamp, líder del equipo de investigación.
Parece que los métodos combinados logran un 33 por ciento de éxito en la concepción, mientras que la fertilización in vitro llega al 40 por ciento. La diferencia, en opinión de los investigadores, no justifica el gasto que deben hacer las parejas.

Fertilización asistida

Plantear fertilización asistida versus adopción es una falacia, ya que éstos son caminos paralelos, no contrapuestos. Propuesta como opción, e incluyéndola en los términos del contrato verbal en que se basa la relación médico-paciente, no crea antinomias y avala desde la acción el derecho legítimo de toda pareja a elegir el camino para alcanzar la maternidad-paternidad.

DUDAS Y CERTEZAS EN FERTILIZACIÓN ASISTIDA

DUDAS Y CERTEZAS EN FERTILIZACIÓN ASISTIDA

El deseo de la maternidad no siempre puede concretarse por medio del proceso reproductivo propio de la pareja. Esta realidad genera conflictos entro sus integrantes. En los que el médico, como coprotagonista. se halla involucrado. Además, esta situación acontece en una sociedad que, si bien alcanzó progresos tecnológicos en el área de la reproducción impensables basta hace pocos años, también creó expectativas que superan las posibilidades reales de esos logros.

Fertilizacion asistida

fertilizacion asistida

Cabría preguntarse aquí si los equipos psicológicos de los centros de fertilidad asistida exploran el deseo y la problemática de cada vínculo en cuestión. ¿Hay estadísticas acerca de casos que no fueron admitidos para estos tratamientos? Nos preguntamos si los pacientes tienen posibilidades de elegir o si se someten a la técnica, a la institución y a las representaciones transubjetivas que esperan un hijo de ellos. A su vez, los psicólogos tendrían como tarea colaborar en la producción de ese hijo que justifique la institución en el más puro estilo foucaultiano.
Siguiendo a Deleuze, recordemos que el terapeuta trabaja en un campo de inmanencia, es decir, que al operar en el terreno transfero-contra-transferencial lo transforma. Desde esta perspectiva se impone reflexionar caso por caso, de acuerdo con una ética de situación, teniendo en cuenta que cada método genera una especificidad fantasmática en sí mismo y en el devenir de cada pareja.
Como estas normas conllevan la idea de “sin límite”, sería conveniente, desde el proyecto terapéutico, marcar cierto tope cuando, ante los reiterados fracasos, se insiste en las técnicas con riesgo de fragmentación del espacio vincular. Considerando que la proporción de embarazos orilla el 20%, cabría interrogarse acerca del destino del porcentaje mayoritario de parejas que consultan.

Fertilizacion asistida

fertilizacion asistida

La vivencia del hijo-salvador que no pudieron concebir parecería quedar clausurada para imponerse velozmente la dinámica y el empuje en aras de agilizar los trámites que garanticen la presencia del adoptivo; pienso que es un intento de preservarse de sentir el dolor que les produjo el fracaso de la fertilización asistida.

Fertilizacion asistida

fertilizacion asistida

El dinero en la representación del hijo
La marca que resulta de dicha frustración tiene otro borde: la aplicación de las técnicas reproductivas involucra cantidades de dinero significativas; son costosas. En cambio, adoptar legalmente es prácticamente gratis. No lo es cuando los adoptantes pagan por la preparación de las “carpetas” en las cuales consta su historia personal, pero aun así los costos no son desproporcionados.
La apuesta a la concepción mediante la fertilización asistida pugna por una consanguinidad filial “natural” cuyo valor la ciencia cotiza muy alto cuando la traduce en dinero. En cambio, la cotización que utiliza la ley para trasladar a una criatura nacida hasta la filiación adoptiva, forma parte de los derechos de los ciudadanos, y cuenta con vientres fecundos que proveen sin cargo a los niños que producen; por ello puede entregarlos en adopción sin desembolso económico significativo por parte de los adoptantes.
Más allá de cualquier diferencia entre una concepción vía fertilización asistida y una adopción, será preciso tener en cuenta esta variable económica: la pesadumbre que sobrelleva la pareja por los gastos que le ocasionó una técnica frustrante, se alivia porque responde a otra frase: “Ensayamos todo lo que pudimos”.

Fertilizacion asistida

fertilizacion asistida

La exasperación del deseo de hijo consanguíneo narcisiza el Yo y el cuerpo de cada miembro de la pareja de manera peculiar, ya que el narcisismo capituló frente a una parte del cuerpo perdida por la infecundidad o esterilidad.
El Yo podrá habilitar mecanismos capaces de entrar en duelo, o bien, apostando a las técnicas de fertilización asistida, abrirá paso a una fantasmática que imagine reapropiarse de lo que entonces, y debido a la esperanza de éxito, se considera momentáneamente perdido; por ejemplo cuando se trata de fecundaciones llevadas a cabo con gametas de ambos miembros de la pareja unidas en laboratorio, fuera del cuerpo de la mujer.
Entonces, la eficacia de los fantasmas de completud, en tanto dicha completud dependa de ser padre o madre biológico, inscribe su texto: “No he perdido capacidad de concebir”; pero cuando se trata de parejas que utilizan donantes anónimos el comentario es otro: “Aunque yo no pueda concebir podré tener un hijo con él (o con ella)”, para lo cual depende de incorporar nuevos fantasmas, los que corresponden a la presencia, en su mujer, de ese donante NN.
Cabe suponer que ese fantasma de completud también integrará el operativo de la concepción mediante la fertilización asistida, lo que nos permite preguntarnos acerca de la inclusión de ese fantasma en el deseo de hijo, una vez que la criatura haya nacido. Me pregunto si el vínculo con ese hijo-deseado-promovido-nacido mediante la técnica, apañará al fantasma inicial, adherido a la parte infértil de la pareja, fantasma oficiante de magias que apuntala a quien se niega a reconocer su imposibilidad de concebir.

Fertilizacion asistida

Fertilizacion asistida

Posicionar de este modo al adoptivo, imaginándolo desde el primer día de la guarda como si formara parte de la familia, después de que la pareja comprobó su imposibilidad para concebir y no apuntó a alguna de las instancias de la fertilización asistida, es diferente que posicionar al niño en el lugar de por las dudas. Porque ése es el lugar de quien puede ser excluido en caso de fecundación. Es un hijo que lleva en sí la potencia de una exclusión posible, a diferencia del hijo que se busca biológicamente, el cual también es un hijo en potencia pero de inclusión; con poder suficiente como para expulsar de la fantasía al espacio lugar que podría haber ocupado el adoptivo.

Fertilizacion asistida

Fertilizacion asistida

Este articulo sintetiza los interrogantes que nos plantean aquellas parejas o personas que se presentan en la consulta después de haber decidido que optarán por una adopción en caso de que la técnica de fertilización asistida, a la cual se acogen, hubiere fracasado.