Tag-Archivo para » como influye la familia en el desarrollo del niño «

Entorno adecuado para el niño

¿POR QUÉ NOS RESULTA TAN DIFÍCIL?
Los tiempos han cambiado. Antaño, la familia numerosa obligaba a educar en la autonomía física, más por necesidad que por conocimientos pedagógicos de los padres. Los niños aprendían antes a vestirse solos, a comer solos, a hacer los deberes sin ayuda o a entretenerse sin la atención de un adulto. Con mayor facilidad se podía llegar, también, a la autonomía afectiva. Los niños no esperaban tantas atenciones de sus padres, se acostumbraban a jugar en su cuarto y no en el salón, hacían vida independiente de los mayores en manos de cuidadores o de los hermanos más mayores y aprendían a tolerar la necesidad de compartir la atención de los adultos con los demás. En algunos casos, las consecuencias eran nefastas: fracaso en los estudios, sentimientos de desatención, autoestima más baja o pies planos para toda la vida porque nadie reparó en ello. Inevitablemente, los niños ejercitaban su autocontrol en las sobremesas, en las prolongadas misas de los domingos, en los cuartos para dos y en los viajes a la playa en asiento compartido. Veían normal muchas cosas que hoy se considerarían injustas, lo que conducía a aceptar la frustración de manera natural. El sentido de autoridad era, también, inherente a la figura del padre, y se reflejaba en la vida familiar. Los niños compartían los programas de televisión elegidos por los padres, aceptaban sin preguntas el sitio de veraneo y cruzaban los dedos para que les dejasen ir a un cumpleaños.
Hoy en día las cosas han cambiado, y somos nosotros los que debemos crear el entorno adecuado para el niño. Tenemos que saber en qué momento nuestro hijo debe hacer las cosas por sí mismo (aunque tengamos tiempo para hacerlo por él); enseñarle a jugar solo en su cuarto, (aunque nos parezca dura esa soledad, para el niño no lo será si de vez en cuando le visitamos); ser conscientes de que no es conveniente para él concederle todos los caprichos aunque nos lo podamos permitir; hacerle vivir vida de niño, en lugar de acostumbrarle a estar en reuniones de adultos…