Tag-Archivo para » adoptar niño «

Adopta

adoptar

Nuestro trabajo con los postulantes comienza con la apertura del legajo, el cual consta eje la documentación necesaria, la planilla de inscripción, los informes sociales y psicológico y de las Asesoras de Menores, y una síntesis de los temas abordados en cada una de las intervenciones del Servicio Social.
Desde la primera entrevista se acuerda la modalidad de trabajo y las posibilidades de nuestro Registro de Adoptantes; y se comienza a indagar sobre las expectativas y motivos de la adopción; también se acuerdan entrevistas periódicas con la asistente social que los atiende.
Durante el tiempo de espera de los postulantes, nos ocupamos de tratar con ellos sus expectativas, motivaciones, historias de vida de la familia, proyectos, dudas, situaciones laborales, sociales y económicas, su integración en diferentes ámbitos comunitarios, la esterilidad (si la hubiere) y los tratamientos médicos realizados, situaciones de otras posibilidades de adopción que hayan tenido. Es decir que durante ese tiempo de espera (que a veces es el eje de su preocupación) nuestro interés es crear un ámbito confiable donde se planteen todos las cuestiones sobre el tema; en varias situaciones sugerimos terapias; en otras, ámbitos de apoyo (donde pueda*! tratar temas puntuales que aparecen durante las entrevistas), y también sugerimos bibliografía para leer.
Hacemos hincapié en la preparación para hablar con el hijo de “su adopción” (“su verdad, su derecho a la identidad”). En algunas situaciones (pocas) hemos constatado que “no todas las familias atendidas han podido hablar con el hijo su situación de hijo adoptivo”.
Desde el año 1984 se implemento el Programa de Amas Externas (Servicio de Atención a Menores en vías de adopción), que son familias que se ofrecen en forma voluntaria, ad honorem, de las que se cuida su identificación para que no se entorpezca su tarea.
Con dichas familias tenemos entrevistas en todas las áreas (psicológica, social y legal) y se las prepara para esta tarea.

Adoptar un niño

adoptar un niño

Aprovecho para agradecerlos ya que sin la intervención de ustedes esto no hubiera tenido un final feliz; en realidad todavía no lo tiene; les voy a contar por qué. El juez para desandar sus actos montó todo un drama para hacer creer que él había obrado —y el defensor también, el defensor es más culpable que él en este caso— con absoluta corrección: no se le puede pedir que rectifique sus actos. Y apareció lo nuestro; en este caso, como corríamos el riesgo de que directamente no se hiciera lugar a la querella, nosotros le entablamos un juicio. Pero entonces hicimos presión política, aparecimos en Sáenz Peña y aparecimos nosotros también en los medios diciendo algunas cosas sobre el caso y le hicimos saber al juez que llegaríamos hasta las últimas consecuencias para que él rectificara su proceder. Esta mujer estaba esperando familia en esa casa-institución. Para información de ustedes, el hijo nació muerto, pero no lo vimos, no nos consta que naciera muerto. La madre y su futuro hijo estaban a cargo de la Secretaría del Menor y la Familia, es decir que con la custodia de Atilio Álvarez este niño había nacido muerto. La niña que fue dada en adopción ya volvió a Sáenz Peña y está en manos de su padre carbonero, sin que vuelva la madre todavía. A pesar de que hay fallos judiciales, hay sentencia sobre el caso ordenando el regreso a la madre del niño adoptado y del futuro niño por nacer, Atilio Álvarez dijo que no iba a cumplir la sentencia por seguridad de la madre y en beneficio del niño por nacer hasta que el parto no ocurriera… Todavía no volvió la madre… hace cuatro meses, tres meses de la sentencia judicial… No se ha cumplido una sentencia judicial, por eso yo soy muy pesimista acerca de estas cosas.

Adoptar un niño

adoptar un niño

Revisar los casos por iniciativa propia nos ha costado muchísimo; no lo hemos logrado, solamente en el caso de San Isidro, en el que a través de mucha presión del Movimiento Ecuménico este caso se reabrió y el juez rectificó su decisión pero a través de un desandar muy costoso y traumático. Porque aquella familia que había recibido al niño estaba encariñada con el chico. El chico tiene ahora dos años y cuatro meses y hace quince días el juez resolvió que la madre podrá visitarlo. Se imaginan ustedes que ésta es una situación muy dura; para una madre que vive en Apóstoles, Misiones, es difícil visitar un hijo que está en San Isidro, provincia de Buenos Aires, con toda la frecuencia que quiera, ver si el niño la reconoce, se encariña con ella, no la puede reconocer pero reconoce que ésa es su madre. Si el niño deseara dentro de unos años ir a vivir con su mamá lo puede hacer. Nos pareció además sensato, aparte de la insensatez que significa que el Estado no ponga los medios económicos necesarios para que esa mujer se traslade permanentemente o frecuentemente desde Misiones hasta Buenos Aires… aparte de esa insensatez nos pareció sensato que el juez trate de arreglar esta situación de la manera menos traumática posible, pero éste es un caso que nos lleva a preguntarnos lo siguiente: ¿de dónde parten todos los pasos previstos por la ley para un proceso de adopción? ¿Parten del momento en que una madre entrega a su hijo al juez o parten del momento en que un chico es sustraído ilegalmente de su madre? El juez revisa concientemente todo lo que hay detrás de esto y lo acepta; pensemos en la cantidad de casos que hay en nuestros juzgados y lo que son nuestros juzgados. En pocas provincias hay juzgados de familia; generalmente son los jueces civiles los que atienden toda esa enorme variedad de problemas comprendidos en el código civil; se imaginan ustedes que hace falta montar todo un servicio social que sustento la tarea investigativa del juez. Pues yo puedo decir que en el noreste esto sucede. Y que las resistencias para que esto suceda son grandes, enormemente grandes. Yo la conocía a Eva Giberti personalmente hace poco tiempo, creo que dos o tres años, y Eva nos conoció a nosotros en el duro trámite de provocar en el Chaco un cambio de legislación. Teníamos una ley del menor y la familia de cinco años de antigüedad que parecía haber sido hecha en 1919. Bajo los paradigmas de principios de siglo se había hecho esa ley que necesitaba ser modificada y entonces en el transcurso de unas Jornadas bastante importantes que hicimos en Resistencia nos visitó Eva Giberti y también el juez Cárdenas, que deben ser conocidos por ustedes seguramente. Cárdenas me decía que para que una ley funcione es necesario que haya buenos jueces, jueces concientes.

Adoptar niño

adoptar niño

Preocuparse por el origen implica entrar en contacto con un sector excluido de la sociedad, un mundo de sombras en el que habitan las madres que entregan a sus hijos, asociado al desamparo, a la prostitución, a la violación, al incesto, al maltrato, a la desigualdad social y al enriquecimiento por la compra y venta de seres humanos.

Adoptar niño

adoptar niño

La búsqueda de sentido sobre los orígenes no puede quedar reducida a la información. La información, como relato, requiere de un intérprete, sujeto del inconciente, que en su singularidad semanti/.a dicho relato. El decirlo todo hace eco en una ilusión de transparencia, de no-opacidad que elude el conflicto y se patentiza en estas situaciones.
Nos preguntamos: ¿cuál es la fantasía que se esconde detrás de decirlo todo?, ¿se agotarían los enigmas?, ¿mayor nivel de información conlleva mayor salud? Cabe aclarar que “el saber todo” también puede conducir a dañar la función. A inhibir el deseo de saber, la curiosidad. Pensamos que tras el fantasma de la información, entendida como decir todo, se esconde un ideal totalizante, un modelo.
Queremos resituar como legítimo el saber que cada ser humano tiene sobre sus orígenes: como tal le pertenece, es un derecho ineludible. Pero al mismo tiempo queremos complejizar dicha problemática.

Adopcion niño

adopcion niño

Toda novela familiar implica una transformación de la realidad en forma de invento. En este caso la transformación significa convertir en negativo aquello que no resultó eficaz, pero que se esperó que sirviera, es decir, la fertilización, ahora acompañada por el sentimiento de injusticia.
La novela familiar de los adultos en estas circunstancias gira alrededor del mito de transformación, al estilo de Pigmalion o de My Fair Lady: ambos conducen a la transformación de un ser original en otro ser. Cuando ese otro ser es un niño adoptado se arriesga la transformación en positivo de una criatura incorporada originalmente en clave negativa, dada su adopción como suplente del hijo consanguíneo, además de los complementos psicosociales que los adoptivos pueden arrastrar consigo por su origen.

Adoptar niño

adoptar niño

El deseo de adoptar, que convoca a la representación de hijo ajeno cuya crianza estará a cargo de quien adopte, no cuaja en esta particular deformación del deseo de hijo. A partir de estas situaciones el deseo de adoptar, que es capaz de abarcar la gravidez de otra mujer, la que concibió a la criatura que será adoptada, en estas circunstancias arrastra la doble pérdida que significó fracasar en la fertilización asistida. En ese repique de pérdidas, (la primera frustración al verificar la imposibilidad para concebir, y la segunda, después de la inseminación frustrada), cobra vigencia la expresión “por las dudas”: el “por si” se verifica y avala la “sensatez” de haber previsto un suplente.