Tag-Archivo para » adoptar bebes virtuales «

Adoptar bebes

adoptar bebes

Para concluir rápidamente, dos ex participantes de nuestras Jornadas son abogados y en diciembre de este año también aparece una contadora rosarina en Resistencia un día domingo y me dice: “Vengo de parte del Movimiento Ecuménico de Rosario a pedir asesoramiento porque vengo a hacer una adopción”. Le digo: “Pero señora, viene un día domingo, ¿no puede esperar al lunes?” Me dice: “No, yo estoy en una circunstancia muy especial”. Para contarles resumidamente: en agosto del año pasado había asistido en Rosario a unas Jornadas sobre adopción… yo no sé si ustedes tuvieron participación en esas Jornadas, pero allí esta mujer conoció a Cárdenas, lo escuchó y conoció a una monja de Resistencia que fue a Rosario a estas Jornadas. Comentó que ella quería adoptar un chico; era una contadora pública de unos 45 años, soltera, que había decidido adoptar un chico y entonces se anotó en Rosario, y conversando, como se hace en todas estas Jornadas, le dijeron: “La hermana es directora de un hogar de menores en Resistencia y la nena que yo tengo ya tiene 17 años, me la consiguió la hermana; así que yo te presento a la hermana porque a lo mejor ella pueda hacer algo por vos”. En diciembre la llaman por teléfono y la monja le dice: “El chico que usted quería ya lo tengo; venga el domingo y hable con nuestra abogada”. Es una pareja de abogados jóvenes que asistió a todos nuestros cursos sobre derecho de familia, tienen todos los certificados que nuestra institución puede dar sobre cursos, congresos, etc. La abogada le dice: “Esto le va a costar por empezar $400 porque nosotros tenemos que ir a buscar al pequeño a una población ignota de Formosa y traerlo aquí y usted tiene que venir el domingo, el lunes no, no la vamos a atender.
Hay varios interesados y si usted no viene rápido no tiene oportunidad”. Vino el domingo, se fue a hablar con la abogada y la abogada le entregó los escritos judiciales que testimonian la entrega del niño frente al juez. No estaba firmada por el juez pero sí por los padres de la criatura; ella debería firmar la entrega del niño, o sea todo estaba preparado para que el lunes los abogados presentaran frente a la justicia estos papeles ya conformados por las partes. Solamente hacía falta la firma del juez; a ella le llamó la atención y yo le dije que no se metiera en esto. El lunes yo hice la denuncia ante la fiscalía de esta situación, el miércoles me llamó la jueza en turno y me dijo: “Mire, Sr. Ott, lo que usted me trae son fotocopias de papeles”. Le (figo: “Yo no puedo tener los originales, yo vine a hacer una denuncia para que ustedes investiguen”; me dice: “Sí, el caso es interesantísimo y yo le aseguro que éste es un caso que puede sentar precedentes, pero no tengo instrumentos para hacer una investigación, todo lo que usted pueda aportar a esta causa yo se lo recibo y lo incorporo”.