Tag-Archivo para » adoptante «

Las “condiciones personales”

Las “condiciones personales”
Bajo pena de nulidad, el juez esta obligado a tomar conocimiento de las condiciones personales y aptitudes del o de los adoptantes teniendo en consideracion la opinión de los equipos técnicos consultados a tal fin (art. 3 1 7. inc. c). Por el contrario, con respecto a la familia biológica, tales condiciones no son obligatorias, “se podrán observar”, se lee en el texto, pero su incumplimiento no acarrea ninguna sanción, menos aun la de nulidad. No hay en consecuencia un seguimiento adecuado de la familia biológica: ni de sus necesidades, ni de sus inquietudes, ni de sus carencias. Se continua con el retaceo de la participación de la familia de origen, lo que conlleva, irremediablemente, a caer en un desconocimiento absoluto de los padecimientos de la misma.
Es evidente que el espiritu de la ley esta lejos de contemplar un tema tan preocupante. Esto llevó a Winnicott a concluir que “cuando un niño es alejado de sus padres surgen sentimientos muy intensos”, y a Anna Freud a afirmar que “en la mayoría do los casos las madres (privadas de sus hijos)… no pueden hacer fronte al conflicto de sus emociones íntimas”. Las preguntas esenciales: “¿Por qué (la madre) entrega al niño?”, “¿Qué motivos tiene para hacerlo?” quedan sin respuesta en la normativa de la ley. Es que para el espíritu que la guió, son preferibles el silencio y el olvido. Aquel silencio, que Catón definía como “la prudencia de los torpes” (Místicos morales: 1; 1; díst. 3), y este olvido estigmatizado por Alfredo de Mussel como “ese viejo remedio de la miseria humana” (“Lo Saule”. 11). Hay que tapar, no sea que se universalice la idea extraña que pretende convencernos de que en la gran mayoría de los casos la entrega ,se efectúa por falta de apoyo familiar y/o por factores económico-sociales. No vaya a suceder que se reflote la denuncia de Badinter: “… nadie tendría la desvergüenza de afirmar que todas estas mujeres que abandonan de un modo u otro a sus hijos lo hacían por falta de amor. Estaban reducidas a un grado tal de agotamiento físico y moral que cabe preguntarse qué posibilidades tenían de otro sacrifico vital”.
Pero esto no debe extrañar: una sociedad que viene desarrollando una arbitrariedad respecto de un fenómeno que simplemente es de carácter histórico-cultural. un mecanismo en el que “no existe una percepción social del niño pobre”, es una sociedad que hace parir normas jurídicas viciadas por las falencias que vengo denunciando.

Adoptantes

adoptantes

Uniones de hecho, matrimonios o mujeres solas
a) Previamente haremos una breve reflexión. Cabe pregurilarse a quién o quiénes va dirigida. Esta es una técnica que no es tan sencilla, es traumática, no es segura hasta ahora. Los datos que yo conocía eran aun más bajos que los que dieron hoy acá. Entonces, la primera pregunta es: ¿debe beneficiarse sólo a matrimonios o se puede autorizar también a parejas de hecho?, ¿puede una mujer sola ser fecundada si lo desea9 Si se observa la legislación comparada, veremos que aparecen dos grandes grupos de países. Por un lado Alemania. Austria. Noruega, con una legislación restringida. Inglaterra y España con una legislación más permisiva. Francia se encuentra en una zona intermedia.
En general, en los países de legislación más restrictiva no se permite la fecundación artificial si no es a matrimonios o parejas que provienen de una unión de hecho estable.
La ley del Senado que tiene media sanción autoriza el uso de estas técnicas a matrimonios y parejas estables. A los matrimonios y parejas de hecho les impone el requisito de la esterilidad y, para estas últimas, que no estén afectadas por los impedimentos matrimoniales que establece el Código Civil. Como acá la mayoría no son abogados les voy a aclarar. No se acepta cualquier unión de hecho. Se debe tener aptitud nupcial. Deben darse todos los requisitos para contraer matrimonio. O sea. la pareja es esa unión de hecho. No es la unión de hecho con quince años de convivencia, de comunidad de afectos, pero con impedimentos matrimoniales. Esta no va a poder ser beneficiaría de las técnicas de fertilización asistida si no reune esos requisitos. Puede preguntarse si el requisito de la esterilidad es correcto o no.
En este momento con los avances científicos existentes es preferible no desnaturalizar el derecho a procrear. Asi como no hay que desnaturalizar la institución de la adopción, creo que tampoco hay que desnaturalizar la fer-tilización asistida. No debe ser un medio para que mujeres fértiles eviten los nueve meses de embarazo, o se la utilice para propiciar la maternidad subrogada con fines ilícitos, por ejemplo, niños para ser luego entregados en adopción.

Adoptantes

adoptantes

Registro de adoptantes
La modalidad en que se trabaja varía:
– En el área social: visita domiciliaria, entrevistas y participación en el grupo.
– En el área psicológica: entrevista con el psicólogo forense para la inscripción y alguna consulta que se evalúe necesaria en el tiempo de espera.
– Las Asesoras de Menores tienen entrevistas con los postulantes en las primeros meses de su inscripción.
Como podrán ver, si bien el trabajo es compartido por varias áreas del Poder Judicial, el área de Servicio Social es la que tiene a su cargo todo el acompañamiento en el proceso, desde la inscripción hasta el momento de la entrega en guarda, y posterior acompañamiento durante el lapso de la guarda hasta la adopción definitiva.
Interesados en que el tema adopción no quede sólo en los actores intervinientes y en los límites de una institución, hemos participado y organizado actividades interinstitucionales y comunitarias:
– Investigación Nacional “Venta y tráfico de niños en Argentina” (1988) (Secretaría de Desarrollo Humano y Familia, Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación).
– Taller de Adopción en el Hospital Bariloche.
– “Grupos de Madres Solas” (1992-1995), coordinado conjuntamente con el Servicio Social del Hospital y de la Municipalidad de Bariloche.
– Encuentro Interinstitucional en El Bolsón (1995).
– “Jornadas sobre Adopción”: disertante Eva Giberti (1996).

Adoptante

adoptante

Creo que el seguimiento de las experiencias vividas hasta alcanzar el primer reconocimiento y confirmación como madre adoptante pone de manifiesto conflictos y dificultades específicas:
1. Marcas psicofísicas que resultan de los pasos obligatorios que le exige a un individuo el proceso de adopción y a errores que se cometen para evitar estas marcas.
2. La asunción de una maternidad compartida.
3. La condición de “inédito” por la falta de pautas que tiene el recorrido de esta maternidad.

Adoptantes

adoptantes

Creemos que generar un espacio de debate sobre el modelo a utilizar con respecto a la transmisión del origen en la adopción es fundamental para los profesionales y para la construcción de “imaginarios diferentes”. Éste, a su vez, podría iniciarse preguntándonos si la información que será transmitida incluirá “historias” sustentadoras de secretos y mentiras o si existe la posibilidad de construir relaciones desde la transparencia de lo posible. Sabemos que hay historias que no son posibles de contar ya que no se trata de crear nuevos conflictos y estigmatizaciones. Aquí el límite se torna sutil. Lo posible o, mejor dicho, lo no posible, se transforma en lo no necesario. Si la historia anterior a la adopción está vista como la historia de las carencias, maltratos y sufrimientos, los adoptantes se verían forzados a ocupar el lugar de las perfecciones reivindicativas de una mejor vida, a cargar sobre sus espaldas la responsabilidad-estigma de esa perfección. La transparencia se manifiesta en términos de “leyes transparentes” que incluyen conceptos que no ocultan ni disfrazan historias. De esta manera se contribuye a que el deseo de ahijar sea la motivación para la adopción y que no esté teñida por una voluntad de revertir pasadas “malas vidas”; evitando además que los sujetos queden encasillados en roles únicos de por vida.

Adoptantes

adoptantes

La novela familiar que compaginan los adoptantes precisa de un salvador que resuelva la situación en que se encuentran. Lo novelesco se inserta en la calidad de mágicas que se otorga a las técnicas que se aplican en caso de fertilización asistida, o al modo de obtener una adopción, o a las características de la criatura adoptada. Tanto los trámites para adoptar cuanto la aparición de un niño o hijo cuentan con el aval parental que con frecuencia rodean a estas situaciones con comentarios que señalan el componente extraordinario o fuera de lo común que debieron atravesar para “conseguir” al niño.

Adoptante

Adoptante

Para quienes lo adoptan, ese instituirse gradualmente como sujeto en función de hijo constituye la novedad que se diferencia, en su construcción y formalización, del ser hijo de, como producto de un acoplamiento entre los miembros de una pareja; éste es un modelo que se considera paradigma de lo instituido puesto que se afianza como lo dado y lo natural.