Tag-Archivo para » adopciones niños «

Adopciones de alto riesgo

Adopciones de alto riesgo
Los niños y jóvenes a los que hago referencia en este artículo constituyen un grujió pequeño formado por algunos de mis clientes durante vanos años. Tomando en cuenta que los niños mayores de cinco años constituyen una pequeña minoría dentro de los adoptados internacional-mente, y que asimismo sólo un pequeño porcentaje (20%, von der Lieth, 1997) de niños presenta problemas, nos encontramos con una muestra de adopciones de alto nesgo.
En efecto, estudios británicos y australianos (Hoks-bergen, 1991; Harper, 1994; Payner, 1994) muestran que factores como la alta edad al ser adoptado/a. un encuentro negativo con el hijo/a adoptivo/a. niños con necesidades emocionales y psíquicas especiales, niños con vivencias traumáticas y niños con dificultades emocionales y largos períodos de incertidumbre antes de ser ubicados en adopción constituyen un grupo de alto riesgo en cuanto a la posibilidad de que la adopción no funcione. Estos autores señalan que también otras vivencias tienen (doctos negativos, como experiencias de otras adopciones que no fun-cionaron. cuando el niño se ve obligado a romper con todo lo que conocía, como familia, amigos, escuela, hermanos, etc. También se señalan como mas complicadas y riesgosas las adopciones de grupos de mas de tres niños, cuando el hijo adoptivo es mayor que los biológicos o (mando se encuentra en edad cercana a uno do ellos. Asimismo cuando el niño tiene dificultades durante largo tiempo para adaptarse a la nueva familia y/o (mando las expectativas de los padres no corresponden con las cualidades o recursos de los niños.
El hecho, por ejemplo, de que la mayoría de los padres adoptivos tengan educación académica es un recurso importante en la etapa de la educación primaria —si los padres le dedican suficiente tiempo al niño/a, claro esta, mientras que posteriormente puede ser difícil para padres de éxito profesional aceptar que sus hijos adoptivos tienen menos capacidades intelectuales o intereses menos sofisticados que ellos. Esta también puede ser una nueva pérdida para los padres, que en algunos casos tendrán que elaborar.

Niños adopcion

niños adopcion

Hace dos años, para empezar con los casos, llama una madre de Apóstoles, Misiones, pidiendo la intervención del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos para recuperar a un hijo. Esta madre había parido su bebé y a los cuatro días su patrona le dijo: “Pero, Marina, no tenes casa, ¿cómo vas a criar un bebé si no tenes casa?, ¿dónde lo vas a alojar, dónde lo vas a tener?” Y entonces le aconsejó: “Primero resolvé tu problema de vivienda y mientras tanto lo dejas aquí en casa”. Y la mujer lo dejó en casa. A los pocos días vino a la casa de la patrona una asistente social que la envolvió muy sutilmente y le hizo firmar un papel. El papel era su renuncia a la patria potestad, el abandono de su hijo, la entrega de su hijo a la jurisdicción judicial para la adopción. Cuando parió, la patrona le dijo que se fuera y buscara una casa porque no podía tener a ella y a la criatura en su casa. Mientras tanto se comprometía a guardar a la criatura, que quedó en guarda de la patrona. Pasó todo esto en el brevísimo plazo de cuatro días. A los cuatro días de haber nacido el niño ya estaba dado en ese período do prueba, que la administración judicial cuida muy prolijamente que se cumpla. Pero todo esto se fundó en mentiras.

Adoptados

Adoptados

En este contexto general que corta y recorta al mundo en este tiempo, es cada vez menor el espacio que queda para el sujeto (entendido en términos socio-psicoanalíticos. Así, la ya de por sí complicada lucha por el espacio y la individuación de los adolescentes que por definición y estructura es extremadamente compleja, queda sobre determinada aún más por estas características macrosociales en las que se inscriben. A esta necesidad corresponde por ejemplo el hecho de marcarse el cuerpo, de los tatuajes, de los pelos teñidos, de los aros ubicados en sitios  no convencionales , como expresión clara entre lo general y lo particular de la conflictiva de cada adolescente de esa lucha por el lugar propio.