Archivo para la Categoría » Libros infantiles «

Coleccion de libros para niños

Un aporte único para los chicos
En nuestro país son frecuentes las publicaciones de libros destinadas a difundir los clásicos infantiles de todos los tiempos en versión castellana. Sin embargo, hay una colección que los edita en traducciones a cargo de nuestros grandes escritores de literatura infantil. Se trata de la Colección Los Libros de Boris, de Editorial Colihue. Los Libros de Boris vio la luz en 1995 con la publicación de Aventuras y desventuras de Casiperro del Hambre, texto original de Graciela Montes. Sin embargo, desde 1996 la colección estuvo enteramente dedicada a la traducción de clásicos universales. Así, Graciela Montes traduce a MarkTwain en Las aventuras de Huckle-berry Finn y al Lewis Carrol de Alicia en el país de las maravillas y Cuando Alicia atravesó el espejo; Laura De-vetach y Gustavo Roldan realizan una excelente versión de Las aventuras de Pinocho, de Cario Collodi; y Alma Maritano lo hace con Emilio Salgari y su obra El corsario negro. Un condimento particular aportan los ¡lustradores Osear Rojas, Nona Umbert, Ignacio Noé y Gustavo Roldan quienes, a través de su arte, cuentan, complementan y amplifican los mundos imaginarios de los textos. Las últimas incorporaciones son Voces de infancia, una compilación de la mejor poesía para chicos de todos los tiempos, y Hans Orillo y otros cuentos, un clásico del autor argentino Enrique Wernicke. Además, para brindar información al lector, cada libro lleva en la solapa un comentario a cargo de algún especialista argentino, entre ellos, las mismas Graciela Montes y Alma Maritano, Ricardo Mariño y Mercedes Mainero. Los Libros de Boris, nombre puesto en homenaje a Boris Spivacow, un emblema de los editores de libros en la Argentina, es única en nuestro país y permite acercar los textos en otros idiomas al lenguaje más cotidiano de nuestros niños. Obras celosamente custodiadas por el manejo de la lengua y la literatura de importantes escritores argentinos, Los Libros de Boris no deben faltaren ninguna biblioteca.