Respirar debajo del agua

LA RESPIRACIÓN, UN PUNTO IMPORTANTE
¿Se atragantará con el agua al sumergirle? Durante los primeros meses de vida, no. Gracias a un reflejo innato que tienen todos los bebés, la iniciación en el control respiratorio dentro del agua resulta bastante sencilla. Su glotis se cierra instintivamente y su respiración se bloquea. Esta reacción se relaciona con los nueve meses que tu hijo ha estado sumergido en líquido amniótico.
Sujeta a tu bebé por debajo de las axilas y mírale sonriente. Cuando esté realizando la espiración, sumérgele durante unos segundos, con movimientos rítmicos y una ligera presión de tus manos. Para que no se asuste y se lo tome como parte de la diversión, es importante que tú te hundas con él y no dejes de mirarle. Más adelante, cuando observes que todo marcha bien, puedes introducirle a él sólo en el agua durante periodos más largos. Pero, eso sí, no te olvides de gratificarle al salir de cada inmersión.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>