EL BEBE PREPARADO PARA IR A LA PISCINA

PREPARADO PARA SALTAR A LA PISCINA
Después de estos juegos iniciales, tu bebé ya está listo para chapotear en una bañera mucho más grande. La piscina es un paso intermedio que le ayudará a desenvolverse más tarde en la inmensidad del océano.
Aquí es todavía más importante que note tu presencia en todo momento. Métete en la piscina y no pierdas el contacto corporal con él, acariciándole y dándole pequeños masajes en la espalda para eliminar cualquier signo de tensión que se pueda producir al principio. Y mientras, ofrécele muñecos y juguetes acuáticos que floten como él. Tienes que conseguir que este nuevo entorno le resulte amigable.
Colócale boca arriba, sujetándole por la nuca y el culete, ayudándole a comprobar que no se hunde. No fuerces la situación si observas que el bebé se encuentra tenso; vuelve al ejercicio anterior una o dos veces y, si ves que no se relaja, no dudes en posponer la sesión para otro momento.
Una vez logrado el objetivo anterior, y en las mismas condiciones, balancéalo suavemente en el agua, dejando libre las articulaciones para que se mueva a su gusto. Ve retirando gradualmente la mano del culete, sujetándole sólo por el cuello. Es importante que mediante juegos, vayas estimulando la movilidad de sus piernas y sus brazos en el agua.

Categoría: El bebe  Tags:
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>