El bebe en el mar

¿QUÉ CAMBIARÁ AL LLEGAR AL MAR?
La arena de la playa, los rayos de sol… y sobre todo, el agua salada y fría y…   las   olas. Comienza poco a poco y elige aquellos días en los que el mar esté en calma y observa el efecto que el medio tiene sobre tu bebé. La reacción puede ser distinta de la que ha tenido en la bañera de tu casa o incluso en una piscina. Hay niños que se relajan y se divierten mucho en el agua y otros que se ponen muy tensos y nerviosos. Empieza mojándole los pies, las muñecas y la nuca, para que se acostumbre a la temperatura. Si observas que su reacción no es positiva, no le fuerces y no dudes en volver a los ejercicios iniciales tantas veces como sea necesario. Además, es importante que no le transmitas tirantez. También puedes utilizar materiales complementarios, no tanto para incrementar la sujeción, sino para favorecer la distensión y el aspecto lúdico de la situación.

Categoría: El bebe  Tags:
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>